Preadaptación al ciclo de Educación Infantil

"La inteligencia de tu hijo NO depende simplemente de la naturaleza. Depende primordialmenmte de la oportunidad que le hayas dado de recibir los estímulos adecuados a sus necesidades".

Desde un enfoque moderno y actual, Rekreum ofrece desde la más temprana edad pero sin el agobio de muchas horas al día, una estimulación adecuada para su hijo(a) en una estancia corta y divertida. Un enfoque que ofrece grandes ventajas.

Se enseña a los niños a adaptarse al medio social, a compartir con otros niños y comenzar a controlar la frustración.

El trabajo de estimulación se da a través del juego y de manera interactiva. Los padres y madres, si lo desean, pueden participar en las actividades, algo muy recomendable desde nuestra experiencia, tanto para los niños como para los propios padres y madres.

Ventajas

  • Respeto a la individualidad de tu hijo(a).
  • Estimulación cognitiva y emocional.
  • Participación de los padres y madres en la formación/educación de su hijo(a).
  • Inserción social controlada por el especialista.
  • Preadaptación a la educación infantil.
  • Conocimiento del proceso de desarrollo de tu hijo(a).
  • Profesionales de la psicología.
  • Grupos reducidos.
  • Sistema bilingüe.
  • Detección de su nivel de desarrollo.
  • Cumplimiento de objetivos concretos.

Estimulación

¿Qué objetivo se persigue con la estimulación de capacidades desde la mas temprana edad?

El objetivo primordial de la estimulación es ayudar en el proceso de formación de la estructura cerebral humana, proporcionando estímulos adecuada y oportunamente, para permitirle al individuo alcanzar un desarrollo con gran variedad de posibilidades.

¿Qué es la estimulación de capacidades?

Nuestro bebé nace con un gran potencial y está en nuestras manos, las manos de sus padres y madres el aprovechar esa oportunidad en el proceso de maduración del bebé, para que este potencial se desarrolle de la forma más adecuada. La estimulación temprana es un conjunto de medios, técnicas, y actividades en forma sistemática y secuencial. Se emplea en niños desde su gestación y con el objetivo de desarrollar sus capacidades cognitivas, físicas, emocionales y sociales.

Los niños desde que nacen reciben estímulos externos al interactuar con otras personas y con su entorno. Cuando estimulamos a nuestros bebés les estamos presentando diferentes oportunidades para explorar, adquirir destrezas y habilidades de una manera natural y entender lo que sucede a su alrededor.

¿Cómo funciona la estimulación de capacidades?

Cada etapa de desarrollo necesita de diferentes estímulos. Es muy importante respetar este desarrollo individual sin hacer comparaciones o presionar al niño. El objetivo de la estimulación no es acelerar el desarrollo, forzando al niño a lograr metas que no está preparado para cumplir, sino el reconocer y motivar el potencial de cada niño en particular y presentarle retos y actividades adecuadas que fortalezcan su autoestima, iniciativa y aprendizaje.

La estimulación que un niño recibe durante sus primeros años constituye la base sobre la cual se dará su desarrollo posterior. ¿Cómo no regalarle un futuro?

Factores importantes a tener en cuenta

La estimulación de capacidadades es una manera de potenciar el desarrollo motriz, cognitivo, social y emocional de nuestros hijos, pero al mismo tiempo se debe respetar su desarrollo individual y predisposición. Al inicio las actividades se enfocan en reforzar el vínculo emocional, respetando el desarrollo natural del bebé, y el instinto natural de sus padres y madres. Luego se inician actividades de motricidad gruesa, motricidad fina, concentración y lenguaje.

Es muy importante cuidar y proteger la iniciativa, la independencia y la autoestima del niño durante todo su proceso de aprendizaje. Al mismo tiempo los padres y madres participan en este proceso y exploran capacidades que no sabían que sus hijos pueden desarrollar. Cada día se sorprenderán más conociendo a su hijo en el plano cognitivo, emocional y psicomotriz.

Cada niño es diferente
Todos los niños NO son iguales, cada uno tiene su propio ritmo de desarrollo. Su desarrollo individual depende de la maduración del sistema nervioso así como de los estímulos y tipo de trato recibidos.

No forzar al niño
La estimulación debe ser una experiencia positiva. No se debe forzar al niño a hacer ninguna actividad. Tenemos que aprender a “leer” lo que nuestros hijos sienten en ese momento y dirigirlo hacia una experiencia de aprendizaje para ambos.

Jugar con el niño
La única forma en que el niño aprende durante esta primera etapa es si está predispuesto lúdicamente a aprender y asimilar nueva información, es decir, jugando. El juego es la mejor manera de estimular a un niño y comenzar a desplegar sus capacidades.