Niños con altas capacidades ¿un don o un problema?

Las altas capacidades en los niños son definidas como la facilidad que tienen de comprender el mundo, apropiarse de él y utilizar exitósamente las situaciones vividas así como los conocimientos adquiridos. Este es el ideal que debiera cumplir un niño con altas capacidades o rasgos de superdotación, no es un niño ''raro'' sino una persona con un don que hay que aprovechar y potenciar.

Desgraciadamente en muchos de los casos, al no ser detectados a tiempo estos niños, pueden presentar inadaptación social, fracaso escolar, aburrimiento continuo y rebeldía. Estas características son más notorias en el colegio.

Para que un niño pueda aprovechar exitósamente sus capacidades debe contar con un entorno familiar que reconozca y respete sus capacidades, un apoyo profesional para potenciar sus capacidades y una comprensión dentro del ámbito escolar.

Rekreum, a través de un novedoso enfoque, oferta el servicio de detección y desarrollo de altas capacidades en estos peques.

Es importante, como comenta Adriana Tamez, directora de Rekreum.com, detectar a tiempo las altas capacidades para poder lograr un desarrollo integral tanto cognitivo como social y emocional, con el fin de que el niño o la niña reconozca su potencial y lo disfrute.

Es importante que estos niños reciban una orientación especializada continuada que les permita darse cuenta de su sobredotación intelectual, y lo que ello implica en cuanto a la responsabilidad social de respeto al resto de personas que conviven con él o con ella.

¿Mi hijo tiene Altas Capacidades?

Marca con una X lo que aparezca en tu hijo(a)
  • comenzó a hablar correctamente antes de los 2 años.
  • Tiene una memoria extraordinaria para los sucesos.
  • Mucha gente se sorprendía con lo que hacía y decía de pequeño.
  • Tiene un lenguaje formal por encima de su edad.
  • Tiene ideas ''distintas'' al resto de niños de su edad.
  • Le preocupa la muerte.
  • Hace preguntas sobre el origen de la vida.
  • Se aburre con los juegos de para su edad.
  • Interrumpe constantemente a los mayores cuando conversan.
  • Tiene miedos o preocupaciones muy acentuadas.
  • Es muy dependiente de los adultos para jugar.
  • Parece estar ''en su mundo''.
  • Se aburre en clase.
  • Le gusta mucho el colegio.
* Si marcaste 4 elementos o más, no dudes en consultarnos.